Secreto para Pelar Garbanzos Sin Esfuerzo

La capa exterior que cubre a los garbanzos y otras legumbres puede causar molestias en la digestión, prolongar los tiempos de cocción y dar lugar a texturas indeseadas en platos como el hummus o las cremas. Por esta razón, siempre es recomendable invertir algo de tiempo en retirarla. Afortunadamente, existe un método que simplifica el proceso de pelar los garbanzos.

 

Pasos:

  • El ingrediente clave en este truco es el bicarbonato de sodio. Cuando se agrega esta sustancia a los garbanzos secos que han estado en remojo y luego se enjuagan, durante la cocción crea condiciones que debilitan la piel de los garbanzos, facilitando su separación y desprendimiento.
  • La forma de pelar los garbanzos con un enfoque distinto implica usar garbanzos ya cocidos. Comienza enjuagándolos y asegurándote de que estén bien escurridos. Luego, colócalos en un recipiente apto para microondas y mézclalos con una cucharadita de bicarbonato por cada 200 gramos de legumbres cocidas. A continuación, calienta ligeramente los garbanzos en el microondas hasta que estén tibios y, después, revuelve la mezcla.
  • Para el siguiente paso, prepara un recipiente con agua caliente y agrega los garbanzos. Utiliza tus manos para frotar suavemente los garbanzos entre sí, evitando romperlos en exceso. Con el tiempo, notarás que las pieles comienzan a desprenderse y flotar en el agua.
  • Después de cocer los garbanzos, el siguiente paso se lleva a cabo con delicadeza y amabilidad. Los escurrimos suavemente utilizando un colador para separar las pieles que se desprenden. Luego, llenamos el recipiente con agua fresca y repetimos este proceso una o dos veces, asegurándonos de que las pieles restantes se eliminen y el agua quede cristalina. De esta manera, obtendremos garbanzos limpios y listos para incorporar a la receta que deseemos.
  • Es importante recordar que es posible que queden algunos garbanzos sin pelar, aunque en nuestra experiencia, la gran mayoría de las pieles se desprenden durante este proceso. Cualquier piel remanente es fácilmente visible y puede retirarse manualmente. Además, la facilidad con la que las pieles se desprenden puede variar según la variedad de garbanzos y su grado de cocción, pero con un poco de práctica, se vuelve más sencillo.

 

Al concluir este proceso, quedamos con garbanzos limpios y listos para dar vida a tus recetas más deliciosas. En la comunidad de Dieta Del Vago, valoramos tu interés en mejorar tus habilidades culinarias y tu alimentación saludable.

 

Agradecemos tu apoyo y entusiasmo por explorar estas técnicas que hacen que cocinar sea aún más placentero. Te invitamos a seguir explorando las recetas y consejos dentro de nuestro blog, donde encontrarás inspiración para disfrutar de una vida saludable y deliciosa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

More Stories